Propósito de año nuevo

Niño_Picasso

Este año a parte de los típicos propósitos de apuntarse al gimnasio y vaciar el cubo de la ropa sucia (me han dicho que es posible, no sé si lo creo) me propongo un súper propósito:

Mirar con ojos de niño al mundo que me rodea.

Cómo ya sabéis hay un bebé de un año en mi vida. Me encanta ver cómo juega, cómo lo mira todo. Lo sientas en el carro y obre los ojos a todo lo que ve, y me ha dado por pensar. ¿Cómo podría meterme en su cabecita y ver como él? Pues voy a enumerar una serie de cosas que él no hace y nosotros sí y a él le permiten sonreír y fascinar-se a cada momento.

  • Mira sin perjuicios. Tanto a las personas como a las cosas, aún no tiene una idea prefijada sobre cómo debe ser el entorno por lo tanto no juzga si está bien o mal continuamente.
  • Mira con afán de novedad. Todo lo que ve a su alrededor es nuevo. Podemos exceptuar pocas cosas, cómo las caras o algunos objetos conocidos, el resto es nuevo cada vez que sale a la calle. Las luces, los escaparates, las personas, los animales, los colores.  Si intentamos ver todo por primera vez nos daremos cuenta de que es diferente y fascinante.
  • Mira sin ser consciente del tiempo. Aún no es consciente del tiempo que todo lo marca. No sabe si lleva una hora jugando o 10 minutos, que se le haga largo o corto depende de la percepción, si se lo está pasando bien ni se dará cuenta, si está hambriento le parecerá que el tiempo que tardas en calentar la papilla es eterno. Pero no tiene prisa por llegar, salir, entrar, vestirse, no tiene que dar excusas ni sufrir porque no llega el bus. Yo tampoco quiero hacerlo.
  • Mira con una sonrisa. El hecho de que todo sea nuevo y fascinante hacer que sonría todo el rato, ¿podrías hacerlo tú? Elimina el estrés de tu día a día, y párate a mirar que pasa alrededor.  Intenta que la sonrisa no se te borre de la mente.

Este es mi propósito de año nuevo, ver a través de sus ojos, y cuando no pueda o desfallezca en el intento de fascinarme a cada momento, dedicaré un rato a mirar cómo él lo hace. ¡Aprenderé de mi maestro de un año de edad!

Sharing is caring!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *