Plasticidad cerebral y cambio personal

surf

Bueno a veces es complicado empezar un cambio, los cambios forman parte de la vida, como dijo Elsa Punset en el REDES del domingo pasado, el cambio es simplemente inteligencia emocional, y es que cambiar es sano y es humano.

Un concepto muy en boga últimamente entre los neurólogos es la plasticidad cerebral, se refiere a la facilidad que tiene el cerebro para cambiar de idea, para cambiar el grupo de emociones y para evolucionar.

La verdad es que esta idea ha revolucionado la ciencia, antes se pensaba que después de la adolescencia el cerebro ya no podía aprender o cambiar y se tornaba cada vez mas senil y limitado. Ahora se sabe que eso era un error garrafal, y se ha descubierto que el momento mas álgido del cerebro es la madurez después de los 42 años. Es cuando empezamos a ser felices.

Pongamos un suposición, un señor, trabaja en un banco, gana mucho dinero y tiene una buena posición, estudio economía y tiene un buen futuro por delante en el banco. Lo que casi nadie allí sabes es que es un loco del surf, le encanta surfear y buscar olas. En uno de sus viajes a Nueva Zelanda se encuentra un chaval joven que le propone crear allí una escuela de surf.

Que creéis que hará el señor?

Bueno tiene varias opciones, entregarse al placer de vivir la vida sufeando aun que con peor situación económica y lejos de su país

O volver a su ya agobiante trabajo, seguro y bien situado en la oficina del banco.

Y ¿qué relación tiene una cosa con la otra? Este señor debido a su plasticidad cerebral es capaz de cambiar su profesión y su país si lo quiere, y adaptarse a otro mundo. Pero pongamos por caso que lo comenta con algunos amigos íntimos y con sus padres, el resto de la gente le dice que esta loco, que como va a dejar un trabajo fijo y seguro como el que tiene para irse a vestir sandalias y enseñar Surf en la otra punta del mundo. Que se te ha perdido allí, dirán algunos.

Todos estos comentarios de las personas a las que depositamos nuestra confianza pueden tener dos efectos. Uno devastador  el inmovilismo, quedarnos quietos y no aprovechar aquellas oportunidades que deseamos pero nos da miedo ir a buscar, lo peor de esta posición es que te deja en una situación de frustración constante por no haberlo intentado.  El inmovilismo solo nos afectara si tenemos dudas, si no estamos muy convencidos, si no nos atrevemos a dar el paso, si tenemos miedo. Y sobretodo si nuestra autoestima es baja, o sea sino hay huevos (o ovarios). Entonces es cuando nos afectara lo que nos digan los demás  cuando estaremos a expensas de su opinión y en estas circunstancias este señor seguiría en su oficina sin saber nunca como habría sido enseñar surf en nueva Zelanda.

Si somos decidios, y tenemos una autoestima alta, nos dará igual lo que nos digan, estaremos convencidos de lo que queremos y cuando la gente nos diga, esto es una locura, asentiremos y seguiremos nuestro camino.

Y es que no hay un momento determinado, a veces aparecen oportunidades, siempre porque consciente o inconscientemente las buscamos,  da igual la edad que tengamos, el momento de vida en el que estemos. Si aparecen las oportunidades hay que ir a por ellas, hay que probarlo porque nunca sabes si ira bien, pero el NO ya lo tienes hay que luchar por el SI. Ademas puedes relajarte, tu cerebro tiene herramientas suficientes y plasticidad cerebral de sobras para ayudarte a adaptarte a una nueva situación de la vida. No lo subestimes, tu cerebro sabe mucho de ti!

 

Sharing is caring!

2 opiniones en “Plasticidad cerebral y cambio personal”

  1. totalmente deacuerdo con el termino, lo mismo me paso cuando tuve a mi primer hijo a los 25, (estas colgao decian, como tan joven?) y ya habia cambiado de vida hacia un rato, de pais, de lengua y de trabajo ni te cuento.
    Al cabo de mas de diez mudanzas y no tan lejos de esos 42, estoy mas que contento y abierto a todo cambio, nada es tan es bueno como eso.
    La vida sin improvisacion es como una cadena de montaje en seat, monotona, aburrida y triste ( ya trabaje tambien en una cadena de montaje y en fabricas y hasta en un vertedero(lo peor de lo peor) y gracias a ese bagaje lo demas me da risa. El mejor cambio es tener progenitura y segir creyendo en uno mismo y no perder la creatividad y las ganas de jugar. Amén (lol)…

    1. Gracias Dani por compartir tu experiencia con nosotros, eres un ejemplo en que fijarnos!! Sigue asi hay que bailar y jugar y no perder NUNCA la creatividad!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *