La pequeña atención

Atención plena

Una pregunta mas difícil de lo que parece. ¿cuanto tiempo sois capaces de estar atentos a una sola cosa? Yo muy poco, siempre he pensado que quizás tengo un déficit de atención, que pena que no pueda diagnosticarme a mi misma. Por ejemplo, me pongo a limpiar la casa, empiezo en el comedor, voy a llevar algo a una habitación y me pongo con esa habitación, en 15 minutos tengo la casa patas arriba, todas las habitaciones a medio ordenar.

Ahora imaginemos la mente de un niño o una niña, hasta los dos años todo es nuevo para ellos y hasta los siete aprenden muchas cosas cada día. Algunas se quedan en la mente, otras que parecen menos importantes, vuelan. A estos consumidores voraces de información y estímulos les pedimos que se concentren, que no pierdan la atención.

Es importante saber que mantener la atención es algo imprescindible para la supervivencia. Cuando pensamos en atención pensamos en hacer los deberes, hacer un puzzle, leer un libro,…pero en realidad la capacidad de estar atentos a una sola vía de pensamiento es algo que nuestro cerebro hace constantemente sin que nos demos cuenta. La atención se activa al tener que tomar una decisión, los psicólogos lo llamamos resolución de conflictos, i un conflicto para la mente puede ser des de resolver una ecuación a aparear un calcetín. Cuando hacemos una ecuación matemática necesitamos inhibir los demás pensamientos para poder resolver-la, pero al buscar dos calcetines iguales en el cubo de la ropa limpia también debemos inhibir los pensamientos que nos vienen a la mente.

Por lo tanto mantener la atención es algo que se aprende. Y también es algo que se puede y debe enseñar. Estemos tranquilos si los niños y las niñas se muestran inatentos, a algunos nos cuesta mas aprender unas cosas que otras.

Anotación: este post habla de la atención, al margen de los trastornos diagnosticados.

Sharing is caring!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *