Como tu te sientas, ellos se educan

odio

Como todos sabemos los niños aprenden del ejemplo de los mayores: padres, abuelos o incluso personas que caminan por la calle. No solo tendrán ejemplo de los hechos sino que también de los sentimientos.

Los mas pequeños de la sociedad dominan el lenguaje a partir de los 6 años, antes de eso lo están aprendiendo, lo hablan pero no comprenden todas los significados, sobretodo en conceptos abstractos como puede ser el miedo. Por lo tanto ellos aprenden a sentir antes que a hablar y para aprender a sentir se valen del ejemplo de los demás.

Lo que nosotros sentimos ellos lo sienten, y aprenden a sentir-lo. Es por eso que si tenemos miedo de algo y lo expresamos al lado del peque él lo entenderá como un síntoma de alerta. Así pues si tenemos miedo a los perros, y al ver un perro nos asustamos estando con el pequeño para el que somos ejemplo, es muy probable que él también lo perciba como algo peligroso. Así pues también captan la energía en el ambiente.

¿Y porque os cuento todo eso? Pues porque después de lo ocurrido ayer en Bruselas, todos tenemos miedo, criticamos, hablamos (a veces mas de la cuenta) y incluso hay en el ambiente un rum rum racista hacia los musulmanes.

Me gustaría invitar a todos a un momento de reflexión,  contar hasta 10, y no dejar-nos alarmar por lo ocurrido ni por el bombardeo continuo de los medios. Intentemos no vivir con miedo, explicar lo que ha ocurrido a los mas pequeños, no dejar-les ver las imágenes de la tele o los medios, incluso mejor si no las vemos nosotros.

Reflexionemos antes de empezar a criticar al vecino, cuando pienso en estos terroristas pienso que quieren sembrar el miedo, no nos dejemos, no dejemos que dominen nuestra vida y sobretodo, no dejemos que los peques vivan con miedo. No lo merecen. Tienen derecho a vivir felices, porque por encima de todo son niñas y niños.

No tengo miedo, no van a hacer que viva con miedo.

Hoy os comparto la carta de un padre que perdió a su mujer en los atentados de la sala Bataclan en Francia, es digna de leer.

Esta es la carta traducida al castellano:

“No tendréis mi odio

La noche del viernes robasteis la vida de un ser excepcional, el amor de mi vida, la madre de mi hijo, pero no tendréis mi odio. No sé quiénes sois y tampoco quiero saberlo, sois almas muertas. Si ese Dios por quien matáis tan ciegamente nos ha hecho a su imagen y semejanza, cada bala en el cuerpo de mi mujer habrá sido una herida en su corazón.

Así que yo no os daré el regalo de odiaros. Es lo que buscáis, pero responder al odio con la cólera sería ceder a la misma ignorancia que hace de vosotros lo que sois. Quereis que tenga miedo, que mire a mis conciudadanos con ojos desconfiados, que sacrifique mi libertad por la seguridad. Perdisteis. Sigo siendo el mismo de antes.

La he visto esta mañana, finalmente, después de noches y días de espera. Estaba tan hermosa, como cuando partió el viernes por la noche, tan bella como cuando me enamoré perdidamente de ella hace más de 12 años. Por supuesto que estoy devastado por el dolor, les concedo esa pequeña victoria, pero no durará mucho. Sé que nos acompañará cada día y que nos volveremos a encontrar en ese paraíso de almas libres al que ustedes jamás tendrán acceso.

Nosotros somos dos, mi hijo y yo, pero somos más fuertes que todos los ejércitos del mundo. Y ya no tengo más tiempo para darles, tengo que volver con Melvil que ya ha despertado de su siesta. Tiene apenas 17 meses de edad. Va a comer su merienda como todos los días, después vamos a jugar como siempre y, toda su vida, este pequeño niño les hará frente siendo feliz y libre. Porque no, ustedes no obtendrán su odio”

Antonine Leiris

Sharing is caring!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *