La culpa, es una excusa.

La culpa es solo una excusa para no responsabilizarnos de las cosas. No tiene ninguna utilidad, la culpa paraliza las acciones pero no aporta nada nuevo, no soluciona problemas, no aporta bienestar en definitiva. No sirve para nada.

Si te ha ocurrido algo que te hace sentirte culpable, te daré algunas directrices para poder revertir la situación, no sentirte culpable y llevar ese sentimiento hacia la responsabilidad, des de donde se podrá encontrar una solución a dicho problema.

Cuando nos sentimos culpables, suele ser porque somos los responsables de algo malo, que ha ocurrido en otra persona o en nosotros mismos. Sentirse culpable solo hace que nos bloqueemos, como ya he dicho, ya que la culpa es un lamento que sólo nos impide encontrar una salida a dicho problema. ¿Y porque sucede? La culpa se mete en la mente, y no te deja pensar con claridad, el ciclo que sigue es el siguiente: Ha ocurrido algo malo, soy culpable, soy culpable de algo malo que ha ocurrido…y así podríamos estar siempre. Pero sucede que el circulo vicioso de la culpa, no soluciona nada.

Algo muy distinto sucede cuando nos responsabilizamos de algo. Ha ocurrido algo malo. Ha sido por algo que hemos hecho, entonces vamos a responsabilizarnos de eso que ha ocurrido. Lo primero que debemos hacer es analizar la situación:

¿Qué ha ocurrido?

Luego habrá que ver en que nos hemos equivocado o que ha pasado para que situación acabara mal, esto no lo hacemos para sentirnos culpables. Sino para no volver a actuar de la misma forma una y otra vez y aprender de la situación.

¿Podemos arreglarlo? Si podemos, tenemos que buscar las herramientas para hacerlo. En la gran mayoría de los casos se puede arreglar, en los casos en que no se pueda, se debe asumir el error. Y buscar su origen para no sentirnos culpables.

Pongamos un ejemplo:

Hay un calcetín rojo en la lavadora blanca y no me he dado cuenta. Toda la ropa ha quedado rosa incluso la camiseta de fútbol de mi hijo:

CULPA: soy un desastre, no me fijo en las cosas, ahora tendremos que volver a comprarlo todo, vaya gasto, mi hijo se va a enfadar…
RESPONSABILIDAD: vaya, me he equivocado, a todos nos puede pasar, tengo que aprender del error y la próxima vez fijarme mas cuando ponga una lavadora blanca. Creo que si dejo la ropa en lejía un poco y luego la lavo de nuevo con un producto para blanquear se solucionara el problema.
Solemos utilizar ejemplos fáciles y que nos pueden pasar a todos. Así somos mas conscientes que es un problema que a todos nos puede ocurrir.

RESPONSABILIDAD SIN SOLUCIÓN: puede que haya cosas que no podemos solucionar, cómo por ejemplo el haber pasado la gripe a otra persona o haber pasado una enfermedad genética a un hijo/a. En estos casos podemos sentirnos muy culpables pero insisto en la poca utilidad de sentirse culpable. Si este es tu caso, habla con los afectados, exprésales tu opinión. Hay cosas en este mundo que no podemos controlar, la naturaleza es una de ellas. Escucha lo que tengan que decirte porque seguro que te libera de tu culpa.



¿Ahora dime, ya te has quitado el sentimiento de culpa?

Necesito vacaciones

Para pasar mejor la ultima semana de vacaciones os regalo un relato corto:

Suena el despertador que marca el inicio de un nuevo día. Se levanta y va a la cocina, un café y una galleta. Faltan 10 minutos para que la casa se convierta en una locura. El tiempo de un café.

Esta agotada, hace un calor espantoso. Mientras camina al estilo zombi hacia el baño oye que el pequeño se esta despertando. Sigilosa pasa por delante de su puerta,” no hagas ruido, si no te escucha no te llama”. No escucha el “mama” bien pronunciado de fondo, ya esta en la ducha.

En poco rato ya están todos en la cocina, el pequeño come la papilla con la cuchara y las manos, y la boca y la cabeza,..El mayor se come un bol de cereales con leche fresquita y Colacao. Ella se prepara la comida, les prepara la ropa y la bolsa de la playa. Hay que llevar-los con los abuelos, que son unos santos y los cuidan a los dos toda la mañana para que los papis puedan ir a trabajar.

Salir de casa es procurar que el pequeño no se lleve nada de la cocina, que el grande recoja los juguetes antes de irse y no olvidarse la fiambrera con la comida, es toda una proeza. “Me volvería a duchar” piensa cuando sale de casa toda sudorosa. Un niño colgado del brazo, las bolsas del hombro, el bolso gigante lleno de por si acaso, en el otro brazo, y al mayor de la mano.  Fuera están los abuelos con el coche, las dos sillitas y finalmente un respiro.

Caminando hacia el trabajo se siente agotada, al llegar esta sola, no queda nadie, es la ultima en marcharse de vacaciones. Luego llegara su compañera que se quedara sola otra semana y luego ya irán volviendo los del primer turno. Hay trabajo, pero se queda delante del ordenador embobada, sin saber que hacer. Esta exhausta.

Tacha otro día en el calendario, y piensa solo quedan  cuatro, en cuatro días estaremos de vacaciones. Solo puede pensar en eso. Trabaja todo el día como un autómata, hace lo justo, no hay energía para hacer más. Se desliza por la oficina como una serpiente, casi se deja caer de silla en silla. “Estoy de servicios mínimos” piensa mientras sonríe debajo de la nariz. Pasa el día y la jornada. Al llegar a casa abrazos y besos babosos y pegajosos que animan el día.

Dibujan y juegan los cuatro, se ríen un rato y enseguida están todos empapados en sudor. A La ducha, y empieza la nueva carrera, cena, el pijama y a dormir.

Cuando se sienta en el sofá no tiene fuerzas para levantar un dedo. “Necesito vacaciones”.

Pasan los días, y de repente no sabe muy bien como ha llegado hasta aquí. Como ha sobrevivido la ultima semana de trabajo, cómo ha podido con tanta fatiga y cansancio. No sabe como lo ha hecho, pero ahí está.

Los pies se sumergen en la arena con cada ola que llega, el sol le calienta la nuca, y a su lado de la mano un peque que se parte de la risa cada vez que una ola llega a sus pies.  Ya están de vacaciones. Por fin han llegado hasta allí.

 

 

Cuantas os habéis sentido identificadas? 

Embarazo y trabajo

Y solo con el titulo os desvelo el motivo de mi ausencia. He tenido un hijo, gran cambio en la vida y también gran cambio en el trabajo que me ha hecho reflexionar y mucho.

Al trabajar con productos químicos no podía realizar mi trabajo de forma adecuada, por lo tanto embarazada de 4 meses me dieron algo que se llama, permiso por riegos laborales. Lo debe conceder la mutua a todas las mujeres que debido a su trabajo pueden poner en riesgo la salud del bebé. La mutua te paga el salario y así la empresa puede contratar a otra persona en tu lugar.

Todo hubiera quedado ahí si no fuera porque sea por las hormonas o por otro factor, empecé a dar mas importancia a los riesgos laborales de mi lugar de trabajo. Después de mucho leer me di cuenta que no estaban cumpliendo las normas básicas de la protección y así lo expresé a mis superiores. A los jefes a menudo les pasa que no quieren invertir, y si tienes a otra persona que hace el mismo trabajo sin quejarse, ¿que más da si hay seguridad o no? si nunca pasa nada, no hay riesgo.

Así pues el volver de mi baja por maternidad, me comunicaron que mi trabajo allí había terminado, evidentemente para estar dentro del marco legal no podían despedirme hasta que el bebé cumpliera 9 meses, pero el hecho es el mismo. Han aprovechado el tiempo de ausencia para formar a otra persona, que no se preocupa por los riesgos laborales, y yo estoy en el paro.

Por lo tanto ahora, me voy a leer mis posts con categoría: En el paro.

Bienvenidos todos y todas, y perdonad por la ausencia.

Yo me valoro, ¿tu te valoras?

En mi trabajo se vive una situación curiosa, no hay garantías de seguridad para trabajar, es una cuestión de riesgos laborales pero nadie toma la responsabilidad, o sea que los trabajadores siguen trabajando sin mas.

Ese es el problema, que los trabajadores sigan trabajando pese a estar expuestos a condiciones nada favorables para la salud. La máxima es, si no pasa nada seguimos igual. ¿Que pasa si estamos en una situación parecida en el trabajo? ¿que tenemos que hacer?

Para mi es sencillo, si no hay garantías no trabajo, y otros diréis, pero es que si no trabajas te echan. Y si trabajas arriesgas tu salud y yo prefiero ser una pobre en el paro que estar enferma. Y eso es porque yo me valoro a mi misma. Si me parece muy importante valorar la salud en el trabajo, si no estamos bien no podemos trabajar, por lo tanto si tengo fiebre me quedo en casa, como os contaba aquí, con la experiencia pasada, también me valoro para que no me machaquen, si veo que el trabajo excesivo, o si veo un abuso me quejo.

Y es que no nos quejamos suficiente, sobretodo no nos quejamos a quien nos tenemos que quejar, no se puede uno querer menos de lo que es, por lo tanto. Hoy a valorar-se, haz una lista de lo que crees que es injusto y de lo que eres capaz de tragar en el trabajo, y valora cuales son lógicas (porque tienen que ver con que no te guste tu trabajo o por una situación concreta) y cuales son completamente intolerables. Subraya las intolerables y busca la forma de solucionarlas. Si no se te ocurre ninguna forma de solucionarla, mándame un email y yo te ayudo!

Un caso de mobbing laboral: Final de la historia

https://www.flickr.com/photos/rheinitz/

Este es el final de una historia para poder leerla entera hay que empezar por el principio, y seguir por su parte II, parte III, gracias por leerla!  

Después de la experiencia del ataque de ansiedad, Erim esta aun mas asustada y aun mas estresada a la hora de ir a trabajar, no sabe que le esta pasando y no sabe que es lo que tiene que hacer, se encuentra realmente mal, casi no come, ni duerme y apenas habla con nadie. Hace ya una semana del ataque de ansiedad, ha seguido yendo a trabajar, sus paseos a llorar al baño son habituales, la presión en el pecho la ha acompañado todo el tiempo, pasa las tardes en casa sentada en el sofá viendo programas absurdos en la tele a los que ni siquiera presta atención. Sus amigos no saben que decirle, ella no los llama y ellos no la llaman, la peor parte se la lleva su pareja, intenta animarla para hacer cosas, pero ella no puede, solo quiere llorar, esta desesperada!

Lo peor es que no sabe que le esta pasando y nadie le da una solución, esta situación se perpetua durante meses, cada vez mas delgada y demacrada, no tiene ganas de hacer nada ni por las tardes ni el fin de semana, el solo hecho de ir a trabajar y aguantar la compostura la deja tan cansada que no puede hacer nada mas. Entonces un día que le da por llorar en su casa y gritar como una loca, se da cuenta de que no puede seguir así, de que no se reconoce a si misma, que tiene que hacer algo para salir de esta situación y recuperar-se a si misma, porque ahora se mira en el espejo y no se reconoce.

Busca en Internet, “depresión laboral” “ansiedad en el trabajo” y finalmente “acoso laboral” la definición de la Wikypedia le abre los ojos de par en par…”esto es lo que me esta pasando” y ve la luz. Pese a saber ahora cual es el origen no sabe aun como librar-se de su ansiedad, pero si sabe que es una victima y empieza a buscar la forma de salir de la situación. Lo primero que hace es visitarse en psiquiatría, la psiquiatra le recomienda que coja la baja laboral, ya que después de escucharla dictamina que el problema es el trabajo y hasta que no se distancie del problema no podrá salir de la situación. También le da medicación para la depresión y la ansiedad. Así que Erim le hace caso, completa el papeleo y se va a su casa, gracias a la medicación logra dormir, que alivio, al cavo de unas semanas se va sintiendo mejor, puede respirar siempre que no piense en el trabajo y este distraída, solo lo pasa mal si tiene que ir por algo al lugar de trabajo, pero consigue evitar-lo y empieza a buscar estrategias, una psicóloga que la ayude y empieza a hacer terapia.

En cuanto empieza a sentir-se mejor la invade una rabia muy grande por haber estado en esa situación, tiene ansias de que se haga justicia y empieza a informar-se de que necesitaría para denunciar dicha situación, empieza hablando con el superior de su jefa, armándose de valor, le explica toda la situación que el superior dice que contrastara con la jefa. Al regresar a hablar con él, el superior excusa a la jefa, Erim cree que se va a ahogar pero ahora no por ansiedad sino por ira! Se siente impotente, quiere que se haga justicia, va a preguntar al sindicato, pero la disuaden de denunciar, según le cuentan es muy difícil demostrar un caso de acoso laboral, necesita testigos y pruebas que no parecen nada fáciles de conseguir.

Su terapeuta le aconseja que deje esa ira y que deje de buscar justicia, que se centre en ella misma, en superar la situación, en volver a ser feliz. Para Erim tiene mucho sentido, de nada le va a servir empezar una guerra que le va a costar dinero, estrés, y que es probable que pierda, otros pensaran diferente, pero para ella es mas importante ser feliz.

Pasados dos meses de baja la despiden del trabajo, Erim se siente aliviada, uno se sus granes miedos era tener que volver allí, ahora ya sabe lo que tiene que hacer, buscar un nuevo trabajo y empezar de nuevo con todo lo aprendido.

 

Se que muchos estaréis pensando, que NO! Incluso puede que al leer los últimos párrafos penséis “como puede ser que no denuncie”, si creo que hay que denunciar, pero también creo que una persona en las circunstancias de Erim no tiene en el momento en que se encuentra, fuerzas para afrontar esa batalla. Y eso no debe avergonzar a nadie. De las situaciones que vivimos en la vida hay que aprender, si uno después de un caso de mobbing laboral, se esfuerza por aprender de la situación, no solo conseguirá salir de ella sino que también conseguirá tener herramientas para que no le vuelva a suceder. Y ese es des de mi punto de vista, la mejor perspectiva para ganar la batalla.

Un caso de mobbing laboral: Parte 3

https://www.flickr.com/photos/canonsnapper/

Llega otro lunes, Erim entra a trabajar la primera a la oficina, se hace un café, y se lo toma, es el mejor momento del día des de las 8h (o las 7:30) hasta las 9:30h que la oficina esta en ebullición, ese momento es el único que puede aún disfrutar, a partir de las 9:30 empieza el estrés ya que a las 10h tiene todos los lunes reunión de coordinación con la jefa. Esta noche no ha dormido bien, le costo dormirse, tubo pesadillas y se levanto tan agotada como se acostó.

Son las 9:30h la jefa entra por la puerta y de repente a Erim le cuesta respirar, ¿asma quizás? ¿El aire acondicionado quizás haya traído un poco de polvo? Intenta no ponerse nerviosa, respira despacio por la barriga, la sensación de ahogo sigue pero no deja que el pánico la invada, control del cuerpo. Al entrar en el despacho de la jefa le cuesta respirar y tiene el corazón acelerado, pero sonríe falsamente y aguanta el rapapolvo que le toca ese lunes, repaso de lo que ha hecho mal y de lo que no ha hecho. La jefa se muestra cordial con lo que Erim aun tiene mas motivos para pensar que todo es fruto de su incompetencia. Se siente aun peor. Sale de allí con una lista larguísima de cosas que hacer en su libreta, se sienta en su mesa, mira la lista, intenta ordenarla, todo le suena absurdo, le cuesta respirar aun mas. Mira la lista de todo lo que hizo la semana pasada, mira los errores, de repente se siente inútil y tonta al incurrir en errores básicos en cosas que ella sabe hacer bien, tiene ganas de llorar, va al baño y llora…un poco de desahogo no le vendrá mal.

¿Porque se encuentra tan mal? Se pregunta a si misma, pensando que tiene problemas de asma por alergias infantiles Erim pasa la tarde en urgencias del hospital, donde tras una espera de dos horas (ha tenido suerte) le comunican que no tiene ningún problema asmático, su saturación de oxigeno en sangre es normal y su oscultación también. Le insinúan si tiene problemas de estrés, pero no sabe que contestar, se pone nerviosa y solo quiere irse a casa, o sea que sonríe coge los papeles del alta y se va a su casa a descansar.

 

Erim ha tenido un ataque de ansiedad, muy bien controlado y contenido por su parte pero que no quita malestar. Erim se ve sometida a una situación muy estresante. Hay varias estrategias de acoso laboral, y una de ellas es sobrecargar a la persona acosada de trabajo y decirle constantemente que lo hace todo mal, pero en este caso la acosadora utiliza técnicas disuasivas, no son broncas sino formas de explicar las cosas que dejan a Erim de todo menos tranquila, ya que la acosadora siempre intenta que se sienta culpable, con amabilidad y “buenas palabras”.

Un ataque de ansiedad seria el primer síntoma de que algo realmente malo nos esta pasando, es el punto que nos debe hacer reflexionar y al primer ataque de ansiedad deberíamos acudir a un psicólogo o psiquiatra, necesitamos ayuda. Por desgracia la mayoría no nos damos cuenta que de que esta pasando y seguimos perpetuando esta situación. Como veremos mas adelante.

Un caso de mobbing laboral: Parte 2

(Esta historia viene de aquí)

Poco a poco Erim se siente cada vez mas cansada, esta tensa en el trabajo sobretodo si su jefa esta presente, trabaja el doble pero ya no es perfecta, se equivoca mucho, y empieza a sentirse impotente. Sus amigos le dicen que debe aprender a decir que no. Siguen con lo mismo, Erim no tiene fuerzas para decir que no y intenta priorizar el trabajo que cree mas importante. Cada reunión con la jefa es un cúmulo de reproches de la jefa hacia ella, “cometes muchos errores”, “estas priorizando el trabajo equivocado”, “esto lo quiero para mañana”. Una compañera se ha sumado a la acción de su jefa, entre ellas deberían coordinarse pero la compañera parece que no quiere coordinarse sino que lo que quiere es que Erim desaparezca.

Erim se siente pesada y sola, la sonrisa de los lunes ya no es sincera, poco a poco se va apagando, no recibe el apoyo de los compañeros que supone ella están del lado de la jefa, empieza a arrastrar los pies por la oficina, e intenta concentrar-se en el trabajo que cada día le parece mas absurdo, menos importante, mas mundano. Busca con quien hacer largas horas de café solo por estar lejos de la jefa. En realidad intenta hacerse la fuerte, porque ella cree que es culpa suya. Si, Erim cree que realmente lo hace mal, que no trabaja bien, que algo le esta pasando que hace que trabaje peor, y se siente aun mas presionada por ella misma.

Ir cada mañana a trabajar es como un trauma repetido, se le pegan las sabanas y se tapa hasta las orejas cuando suena el despertador, “no quiero levantarme de la cama” se repite a si misma, si fuera una niña pediría a su madre no ir al cole, pero es una adulta, siempre vence el deber de levantarse. Se da pequeños caprichos para tener pequeños momentos para ella, su desayuno favorito, o un buen libro durante el trayecto, así logra evadirse de lo que le espera. Cada mañana se repite hoy sera diferente.

 

Erim esta en un momento delicado, se siente mal pero aun no lo suficiente, no sabe que le pasa pero hay dos cosas que podemos detectar que nos indican que esta sufriendo estrés laboral, en primer lugar incurrir en errores en acciones y cosas que ya conocíamos y que en realidad sabemos hacer, eso es fruto del estrés (como os explique en este post).

En segundo lugar los reproches injustificados de su jefa y el darle mas trabajo del que puede soportar. Los agresores en el mobbing laboral utilizan esa herramienta para debilitar al trabajador, tratan de forma mundana el echo de que uno tenga mas trabajo que nadie, es una estrategia para que sea el trabajador el que se sienta culpable por no cumplir. ¿Diabólico verdad? Es que el Mobbing laboral es muy diabólico.

Un caso de Mobbing Laboral: Parte 1

by gruenewiese86 Flikr
by gruenewiese86 Flikr

Erim es una de esas personas que lleva la alegría a la oficina incluso en un lunes lluvioso. Siempre hace su trabajo sonriendo. Le da igual tener mucho trabajo, de echo prefiere tener cosas que hacer que no aburrirse. Esta siempre dispuesta a tender una mano, incluso a fuerza de salir mas tarde algún día, pero eso si es muy importante, le gusta trabajar bien.

Ella es una machaca, podríamos decir, el escalafón mas bajo de la oficina, la recepcionista o la que hace las fotocopias, podría ser cualquiera de las dos, ella es las dos, además de su trabajo de atención a todo el mundo, también hace otras cositas, porque es polifacética y no sabe decir que no.

Lleva menos de un año en este trabajo, pero tiene amplia experiencia, su trabajo no le gusta especialmente pero como ya lo domina lo hace con velocidad y precisión.

Pero algo ha cambiado en los últimos días. Una nueva jefa ha venido a la oficina, estaba de baja por no seque, des de que ha llegado el trabajo de Erim se ha vuelto mas complicado, mas sombrío, mas estresante. En un principio Erim no le da importancia, acepta todo lo que su nueva jefa le da, sale mas tarde y se enfada con ella misma, sus amigos/as le dicen que no puede estar así que tiene un horario que cumplir, pero Erim no sabe decir que no. Su jefa empieza a mandar-le hacer cosas absurdas que no tienen sentido, Erim lo sabe y empieza a comunicárselo a su jefa, esto no esta bien, su jefa se lo toma como un desafío, como si Erim se pasara la cadena de mando por donde le place. Parece que su jefa quiere demostrar a toda la oficina que ella es la que manda y a Erim le ha tocado ser la victima.

 

“Este es el principio de una historia real, se van a cambiar los personajes y nunca vais a saber donde se produjo, pero lo que intento es haceros ver a través de una historia narrada como puede ser un caso de mobbing laboral. Muchas personas lo sufren sin saber que lo están sufriendo, mucha gente lo sufre aun sabiendo que lo esta sufriendo. Es una situación denunciable, aun que complicada de denunciar. En realidad lo peor es que cuando estas en una situación así, te sientes sin fuerzas. Por eso veremos que le paso a Erim para saber que hizo para deshacerse de esta situación. La historia continuara…”

¿El peor Lunes del año?

Onades-Mireia Parés
Onades-Mireia Parés

 

Quizás este sea el peor lunes del año, ya que para mucha gente implica volver a trabajar, el primer lunes después de las vacaciones ye este año cae en día 1 de setiembre, lo cuál hace que parezca un lunes fatídico!

¿Cuántos sois los que esta mañana al levantaros os dolía todo? alguno se ha pasado algún rato largo frente al espejo viendo si tenia mala cara para poder poner cualquier excusa para no ir a trabajar, pero lo siento, no ha sido posible, descansados y morenos, esa es la cara que habéis encontrado en el espejo, ni rastro de enfermedad, ni rastro de cansancio, solo algo de sueño por el madrugón, y poco mas.

Como ya sabéis aquí le damos la vuelta a la tortilla, este primer día de vuelta de vacaciones si habéis tenido la suerte que vuestra empresa cerraba y volvéis todos de golpe, hasta el jefe tomara 3 o 4 cafés, con sus correspondientes medias horas de descanso. Probablemente lo único que haréis hoy es responder correos electrónicos, asistir a alguna reunión de equipo, y hablar con todo el mundo! Incluso con aquel con el que hubo mal rollo antes de irse de vacaciones y es que aun que seas de esos que descansas mas en el curro que en casa, el simple hecho de abandonar la rutina, de cambiarla y de desconectar ya te cambia el humor.

Algunos trucos para empezar bien la vuelta de vacaciones:

  1. No taches los días que quedan hasta el viernes, vive cada día con todo lo que tenga para darte
  2. No cuentes los días hasta el próximo puente o las próximas vacaciones, eso genera sensación impotencia.
  3. Respira hondo y recuerda la playa y el sonido de las olas si alguien pretende estresarte, que les den tu tienes tu ritmo
  4. Déjate tu tiempo para volver, todos necesitamos adaptarnos, incluso el superior que te esta tocando la moral, por lo tanto no te dejes estresar por nada ni por nadie
  5. Estas moreno/a estas guapo/a y todo porque no tienes tensión sobre los hombros o las arrugas. Tienes un aspecto genial vístelo de una gran sonrisa y comete el mundo
  6. No mires el reloj!!! fallo estar todo el rato esperando que llegue la hora de plegar te olvidas de las cosas que pasan a tu alrededor y valen la pena
  7. Manda un Whats App de animo a tus amigos, pareja, hermanos o familia para apoyaros en un día así
  8. No te apures, respira hondo, en realidad tu cuerpo esta gritando ¡Por fin es Lunes!

 

Bienvenidos de nuevo!

La economia del Bien común

Ferruccio Zanone
Ferruccio Zanone

Os imagináis ¿un sistema económico diferente? no no hablo del binomio comunismo/capitalismo, hay otras cosas aun que nos parezca que no.

Hay un sistema de vida que se denomina del Bien Común, que significa que lo que hacemos favorece a la comunidad, pero no es la idea de comuna hippie ni nada por el estilo, sino un sistema que permite que el mundo sea mas justo y mas humano. Si, no me gusta el capitalismo, no es un misterio entre los que me conozcan, y cuando dices esto te tachan de comunista, pero después de hablar con Rusos y Cubanos de mi alrededor, y observar la historia del pasado, tampoco soy comunista. Por lo tanto para mi fue una revelación escuchar este Video de Christian Felber: Christian Felber- La Economía del Bien Común y sobretodo este video que son los inicios.

Hoy no tengo mucho mas que decir, solo incitar a que veáis estos vídeos para poder comentar que os parece la idea que este hombre esta madurando. No es una locura, ya funciona! Si hay muchas empresas europeas y ahora ya Españolas que se han unido a la idea. Una alternativa económica es posible y por lo tanto tendríamos que tenerlo en cuenta.

Ya me direis que os parece!

 

CITA: “en la economia del bien común, el éxito de una empresa será definido, en la contribución que hace la empresa para disminuir los problemas colectivos de la sociedad” Christian Felber