La llegenda de Sant Jordí i el drac vegà

 

Hi havia una vegada, un poble devastat per les flames, on els seus habitants vivien totalment a terroritzats. Un drac s’havia allotjat a les seves muntanyes, havia trobat una cova molt còmoda, i quan tenia gana, anava al poble, i cremava teulades, bramava, i demanava menjar.

Ja s’havia menjat les ovelles, no quedaven baques, ni porcs i la gent s’havia tornat vegana per no morir de gana! Llavors el Drac va demanar que el poble li oferís els seus habitants, si no ho cremaria tot. Amenaçava de cremar els camps de blat, els pomers i tot allò que el poble feia server per menjar!! Es moririen de gana!! Estaven atemorits.
Llavors el rei va cridar a tots els habitants del poble a palau, es va fer una assemblea per resoldre l’atzucac. Com ho podrien fer?, van sortir moltes propostes, un deia que hi enviessin a la gent malalta que no trigaria a morir, l’altre deia que hi enviessin als impedits que segons ell no servien per res, l’altre deia que hi enviessin la gent més gran. El rei va dir prou a aquell munt de disbarats, i va proposar fer-ho a sorts entre tots els membres majors d’edat, del poble, tothom posaria el seu nom en un paper, i aquest paper seria dipositat en una caixa, un cop per setmana es trauria un paper, i aquella persona seria la que aniria a ser el menjar del Drac.

Tothom va posar el seu nom al paper, incloses la reina i la princesa, i també el rei i tots els cavallers. Com a mà innocent van triar un nen petit, li van dir “agafa un paper de la caixa i li donés al rei” així ho va fer. El rei va obrir el paper, i se li va glaçar la sang, tothom va veure la cara que feia, es va posar pàl·lid, semblava que li donaria un atac de cor. Va pronunciar el nom de… la princesa!!!! La reina es va desmaiar, i tothom va quedar compungit i alleujat al mateix temps. La princesa era l’única filla dels reis. Tothom la va mirar… però ella no tenia cara de por. La gent del poble van pensar, “no sap el que li espera” però no ens enganyem sí que ho sabia.

Feia molt de temps que observava al drac, li feia respecte però hi havia quelcom en els seus ulls que li deia, aventura. I és que nois i noies, la princesa estava cansada del palau. Tot el dia tancada, brodant mantes i cosint. No li agradaven les festes ni els banquets, no li agraden els vestits llargs de princesa. La cosa única que si li agradava, era la biblioteca, allà havia llegit històries meravelloses, de països llunyans i gent estranya, allà somiava en veure món. Però cada vegada que demanava sortir del castell li deien, no. Tu no pots sortir que podries prendre mal. Ara tenia una oportunitat, podria sortir del castell, bé només hi havia un inconvenient, ¿que faria amb el drac?
Va arribar el dia, i el poble va acompanyar a la princesa, el rei i la reina ploraven desconsoladament, la princesa havia intentat calmar-los, explicar-los que tenia una idea, però la tractaven de boja i no l’escoltaven. Però ella no tenia por, tenia una idea! La comitiva la va deixar sola en el prat on deixaven les vaques. Era la primera vegada que la princesa estava sola al prat, va olorar, l’herba però de seguida va sentir la pudor de sofre típica dels dracs.

Allà estava, va arribar volant i es va plantar davant de la princesa, “tu ets el meu dinar” li va dir. I es disposava a clavar-li queixalada quan la princesa li va dir:
-Vols dir que em vols menjar? Mira que jo no tinc gaire carn i encara menys greix. No és gaire bona idea això de menjar-te la gent.

-per què?

-Doncs perquè la gent té poca carn i molts ossos, i a més no n’hi ha gaire si ho compares amb les vaques, de seguida se t’acabaran, i llavors que menjaràs? – la cara del drac era un poema, era evident que no havia pensat que menjaria quan s’acabés la gent- Si em deixes, et presentaré una font inesgotable de menjar. Fem un tracte, jo et faig un menjar boníssim i si no t’agrada, em menges a mi, et sembla bé?- el drac la va mirar estranyat, no entenia res, però no hi perdia gran cosa, així menjaria dues vegades.

La princesa es va posar a cuinar, i que cuinava? Doncs de palau es va endur farina, pastanagues, carabassons i xampinyons. Endevineu que va fer? Li va fer al Drac una pizza vegetariana!!! Poc s’imaginava el drac que allò pogués ser. S’ha de dir que la princesa feia unes pizzes boníssimes i el Drac en va quedar tip i encantat. L’endemà la princesa es va llevar a la cova del drac, i el drac li va dir, “ara t’hauré de menjar a tu”, però la princesa li va fer un esmorzar de campió. Cereals amb fruita i suc de taronja, el Drac al·lucinava, ho trobava tot boníssim! Així que la princesa li va dir. “Tu i jo vam fer un tracte si t’agradava el menjar que et feia no em menjaries a mi, oi que t’ha agrada’t?” el drac va fer que si amb el cap “doncs ara has de complir la teva part i no em pots menjar”

Al poble ningú sabia res de tot això, es va decretar el dol, els reis no sortien del castell, la reina no parava de plorar, la seva pobra nena menjada per un drac. Un dia de cop i volta els núvols es van obrir i va aparèixer un raig de llum que il·luminava la terra, a la base del raig de llum un cavaller, sobre un cavall blanc, l’armadura lluent, l’espasa a la mà, i una llança a l’altra. El cap ben alt i una cua rossa sortint del darrere del casc. El rei i la reina el van veure des del balcó, en veu altra va dir “Sóc Sant Jordi, m’han dit que aquí teniu un drac” de cop i volta un bri d’esperança va captivar al poble. “Digueu on para i aniré a matar-lo” el Rei el va fer entrar al castell, li va explicar la cova on havien vist el drac i li va demanar que si us plau anés de pressa que hi havia la seva filla i que no volia pas perdre-la.

El Cavaller va córrer i córrer, bé ell no, el seu cavall que esperonat es donava tota la pressa que podia, i el cavaller preparava la llança, com si estigués a la batalla cridava quan va arribar a la cova. Però, va parar en sec. El que va veure no s’ho esperava, ni s’ho podia imaginar. La princesa i el drac estaven jugant a escacs davant de la cova.

-Hola -digué la princesa -qui ets?

-Soc sant Jordi i vinc a matar al drac- La princesa va mirar al drac
-i perquè l’has de matar? Pobre drac.

-Perquè es menja a les persones…no?

-ah! Doncs ja no cal que el matis, li he ensenyat a cuinar, el drac és vegà, i ara ja no es menjarà ni les ovelles, ni les vaques, ni els porcs i molt menys les persones. Ja no cal que el matis.

-Però…-va dir el cavaller que deixant l’espasa a la funda i la llança al cavall, baixava disposat a xerrar amb aquella princesa estranya, que havia fet que un drac es fes vegetarià.

La princesa va veure al cavaller desconcertat i una mica desanimat.

-No et preocupis cavaller. Per cert m’agradaria venir amb tu a veure el món, ho vull conèixer tot. He llegit que hi ha un mar, i unes muntanyes molt altes, …-el cavaller va entrar a la cova, el drac i ell li van explicar a la princesa tots els mons llunyans amb una cervesa casolana feta allà mateix per la princesa.

Tots tres van programar un viatge, serien com unes vacances, podrien anar a llom del drac així podrien volar i veure més món. Un cop van decidir quin seria el primer lloc van demanar al drac que es quedés a la cova i que fes les maletes i Sant Jordi i la princesa van baixar al poble.

El Rei plorava d’alegria, la reina va córrer a abraçar-la. Un cop a dins del castell es va organitzar una gran festa on tot el poble estava convidat. La princesa els hi va explicar la història, que havia fet que el drac es fes vegà. La gent no s’ho podia creure, que valenta havia estat la princesa que havia captivat al drac amb la seva pizza vegetal.

Quan la festa va haver acabat i la princesa i Sant Jordi es van quedar sols amb els reis, els hi van explicar el seu viatge, al principi el pare no hi va estar d’acord, però la princesa estava tan decidida que va saber que no la faria canviar d’idea. Li va donar uns consells i un mapa del món conegut. Així que l’endemà la princesa, el cavaller amb el seu cavall blanc i el drac, van marxar dient adéu amb la mà i tothom els va acomiadar amb un gran somriure.

 

Mireia Parés Guerrero

No, i com mediar amb infants de 2 anys

Jorge Rojo

 

Ara tinc ganes de parlar de l’etapa del NO. I és que en aquesta casa hem passat la primera fase.
Cap als dos anys, el petit de la casa ha decidit, que hi ha coses que no les vol fer. Que li passa al nostre fill que de cop i volta no es vol posar la jaqueta, o el pitet, si ell es comporta la mar de bé?

La resposta aquesta pregunta és molt senzilla. El nen quan arriba als 2 anys assumeix que és una persona, diferent dels pares, diferent dels avis o les tietes, és una altra persona i és llavors quan comença a voler fer i decidir coses per ell mateix. És un moment difícil pels pares, ja que allò que havíem aconseguit sembla que s’esvaeix en un tancar i obrir d’ulls. Però no és així, lluny de perdre el control, pensem que tot allò que el nen es nega a fer, són precisament les coses que sap que ha de fer.

El NO és l’inici de la transgressió cap a l’autoritat, i és que el nostre aprenentatge està basat en la imitació però també en la transgressió. És quan acostem la mà a l’estufa, que veiem que crema, aprenem a través de l’experiència.
Per damunt de tot, aquesta etapa és tant emprenyadora com necessària, ja que ens demostra que el nen ja es reconeix com a persona i comença un camí, sense fre, cap a la seva independència.
Les rabietes formen part de l’etapa del NO. I és que a ningú li agrada que li diguin, allò que no pot fer. És per això que l’infant fa una reflexió que em figuro deu ser quelcom així: vull fer allò, com que no em deixes no faig res i a més no et deixo fer allò que vols que faci. Per tant em poso a bramar, m’estiro a terra, o faig allò que més et fastigueja, llençar coses a terra, plorar en arribar a l’escola quan ja no ho feia, no menjar, i tot el que se us pugui acudir.
Direm que als voltants dels 2 anys es dóna per primera vegada un fet similar. Però això es va repetint en el temps. És normal i s’ha de passar com altres etapes dels infants. Com passar l’etapa, és quelcom que veureu a molts llibres de pedagogia per pares. Però la realitat és que depèn del nen i sobretot de les circumstàncies.

La Rosa Jové a la Criança feliç, recomana el següent (no és textual):

1. Entendre al nen
2. Deixar-lo fer. Sempre que no sigui perillós.
3. Evitar temptacions
4. Parlar amb ell. Comença la negociació.
5. Estar al seu costat quan explota emocionalment
6. Paciència

Partim de la base que no ens vol prendre el pèl, sinó reclamar la seva possibilitat de fer el que vol.
Posaré un exemple del que m’ha passat a mi, seguint els punts de la Rosa Jové.

Un situo. És al matí i ens estem vestint per anar a l’escola bressol, a l’hora de posar-se les sabates el nen comença a dir no, no, no, no, no. Li pregunto que li passa, si li van petites, si no les vol, intento entendre al nen. És difícil entendre un nen que no parla massa, i també et dóna la sensació que no t’entén. En aquest cas ell no volia fer res, simplement no es volia posar les sabates. Així que per provar sort vaig a l’armari i agafo unes altres sabates. Ell ja està a terra bramant sense llàgrimes, li ensenyo les noves sabates i li pregunto si les vol. Deixa de plorar, s’aixeca, somriu i diu que si amb el cap. Es posa les sabates i sortim per la porta. Guardo les antigues sabates a l’armari, perquè si no les veu, no tindrà la temptació de demanar-les. Tot i que ell sap on és l’armari i el pot obrir i triar-ne unes altres quan vulgui.

No totes les situacions han tingut el mateix èxit. També he sortit de casa amb el nen en un braç plorant i el carro plegat a l’altre. Bé i la bossa de mà, la bossa de l’escola i la carmanyola de la feina…

En el meu cas també utilitzo una tècnica de psicologia conductual que a mi em funciona. Ignorar el dolent i enaltir el bo. Perquè ho dic. Doncs el meu fill li dóna per llençar les coses a terra, en primer lloc retiro coses delicades del seu davant, mòbils, comandaments, i altres coses que es trenquen. Quan inicia el primer NO, sempre intento entendre que li passa, i en què el puc ajudar. Normalment és perquè vol fer quelcom que no toca, menjar una galeta abans de sopar, mirar la tele, o agafar el mòbil, coses així. Al meu NO, li segueix una rabieta, normalment marcada per tirar les joguines a terra, o el que tingui al davant. En aquest cas, l’ignoro una estoneta. Considero que ja m’he posat a la seva disposició per ajudar-lo. Quan dic l’ignoro no vull dir que me’n vaig, sinó que el vigilo però li trec importància, estic allà on ell està, si em necessita, només m’ha de venir a buscar, però no el renyo pel que està fent, l’ignoro. Quan passa el moment i vol jugar, m’assec amb ell, juguem, li explico el conte que ell vulgui, fem titelles amb mitjons, …. És important si seguiu aquest sistema felicitar quan fan les coses bé, i donar més importància al bo que al dolent.

Bé aquí us he deixat dos sistemes per intentar passar de la millor manera, l’etapa del NO i les rabietes. Tots hi passem i és normal. Les etapes passen i com sempre si els límits estan clars, no heu de patir per res.





Este post esta escrito en Catalán, los lectores de esta web os encontrareis con esto a veces, y es que soy bilingüe y hay temas que me resulta mas sencillos explicarlos en una u otra lengua. Si crees que el post te interesa puedes pedir su traducción y la haré sin problemas. Disculpa las molestias.

Etiquetado con desenvoluoament, educació, etapes, mama, NO, paciencia, rabietas

Como tu te sientas, ellos se educan

odio

Como todos sabemos los niños aprenden del ejemplo de los mayores: padres, abuelos o incluso personas que caminan por la calle. No solo tendrán ejemplo de los hechos sino que también de los sentimientos.

Los mas pequeños de la sociedad dominan el lenguaje a partir de los 6 años, antes de eso lo están aprendiendo, lo hablan pero no comprenden todas los significados, sobretodo en conceptos abstractos como puede ser el miedo. Por lo tanto ellos aprenden a sentir antes que a hablar y para aprender a sentir se valen del ejemplo de los demás.

Lo que nosotros sentimos ellos lo sienten, y aprenden a sentir-lo. Es por eso que si tenemos miedo de algo y lo expresamos al lado del peque él lo entenderá como un síntoma de alerta. Así pues si tenemos miedo a los perros, y al ver un perro nos asustamos estando con el pequeño para el que somos ejemplo, es muy probable que él también lo perciba como algo peligroso. Así pues también captan la energía en el ambiente.

¿Y porque os cuento todo eso? Pues porque después de lo ocurrido ayer en Bruselas, todos tenemos miedo, criticamos, hablamos (a veces mas de la cuenta) y incluso hay en el ambiente un rum rum racista hacia los musulmanes.

Me gustaría invitar a todos a un momento de reflexión,  contar hasta 10, y no dejar-nos alarmar por lo ocurrido ni por el bombardeo continuo de los medios. Intentemos no vivir con miedo, explicar lo que ha ocurrido a los mas pequeños, no dejar-les ver las imágenes de la tele o los medios, incluso mejor si no las vemos nosotros.

Reflexionemos antes de empezar a criticar al vecino, cuando pienso en estos terroristas pienso que quieren sembrar el miedo, no nos dejemos, no dejemos que dominen nuestra vida y sobretodo, no dejemos que los peques vivan con miedo. No lo merecen. Tienen derecho a vivir felices, porque por encima de todo son niñas y niños.

No tengo miedo, no van a hacer que viva con miedo.

Hoy os comparto la carta de un padre que perdió a su mujer en los atentados de la sala Bataclan en Francia, es digna de leer.

Esta es la carta traducida al castellano:

“No tendréis mi odio

La noche del viernes robasteis la vida de un ser excepcional, el amor de mi vida, la madre de mi hijo, pero no tendréis mi odio. No sé quiénes sois y tampoco quiero saberlo, sois almas muertas. Si ese Dios por quien matáis tan ciegamente nos ha hecho a su imagen y semejanza, cada bala en el cuerpo de mi mujer habrá sido una herida en su corazón.

Así que yo no os daré el regalo de odiaros. Es lo que buscáis, pero responder al odio con la cólera sería ceder a la misma ignorancia que hace de vosotros lo que sois. Quereis que tenga miedo, que mire a mis conciudadanos con ojos desconfiados, que sacrifique mi libertad por la seguridad. Perdisteis. Sigo siendo el mismo de antes.

La he visto esta mañana, finalmente, después de noches y días de espera. Estaba tan hermosa, como cuando partió el viernes por la noche, tan bella como cuando me enamoré perdidamente de ella hace más de 12 años. Por supuesto que estoy devastado por el dolor, les concedo esa pequeña victoria, pero no durará mucho. Sé que nos acompañará cada día y que nos volveremos a encontrar en ese paraíso de almas libres al que ustedes jamás tendrán acceso.

Nosotros somos dos, mi hijo y yo, pero somos más fuertes que todos los ejércitos del mundo. Y ya no tengo más tiempo para darles, tengo que volver con Melvil que ya ha despertado de su siesta. Tiene apenas 17 meses de edad. Va a comer su merienda como todos los días, después vamos a jugar como siempre y, toda su vida, este pequeño niño les hará frente siendo feliz y libre. Porque no, ustedes no obtendrán su odio”

Antonine Leiris

La Paz empieza en la educación

angeles Silvio

Llevo mucho tiempo pensando en el drama de los refugiados Sirios, estoy bastante cansada de ver continuamente imágenes de niños pasando calamidades, sin venir a cuento, porque ellos no tienen la culpa de nada, la culpa siempre es de los adultos. Veo a esas familias intentando entrar en Europa y pienso, ¿que puedo hacer por ellos? ¿Cómo les puedo ayudar?

He dado con una respuesta, y diréis que es banal o evidente, o quizá digáis que es imposible o que no merece la pena. También puede parecer que no ayuda a esas personas, pero des de mi punto de vista, es la única manera de hacer algo.

Hay que educar a los niños de hoy en día para que nunca suceda nada parecido.

Dicen que de los 0 a los 6 años la plasticidad cerebral es increíble, que los niños absorben toda clase de conocimientos y saberes. El mundo se esta esforzando para inculcarnos la necesidad de que los niños sean inteligentes, y yo creo que nos estamos equivocando de inteligencia.

De los 0 a los 6 no lleves a tu hijo a inglés, álgebra, matemáticas, lectura,…eso tiene mucho tiempo para aprenderlo, tiene toda la vida. Enséñale a convivir en el mundo que le ha tocado, enséñale a reconocer sus emociones, a compartir, a pensar en los demás, a tener una fuerte autoestima, enséñale que hay muchas realidades en el mundo y que hay que tener empatía para comprendedlas todas, enséñale a respetar a los demás, y a respetarse a si mismo.

En educación a veces hay que pararse e ir contra el sistema.

Seria bueno involucrarse en el mundo, compartir afecto. Cambiar a las personas del futuro para que sean mas humanas y menos materialistas, es el reto de hoy en día, para que el drama de los refugiados del mundo no se vuelva a repetir nunca más.

Para los heridos y afectados de todo el mundo, Belgica, Francia, Siria, Turquia, Lesbos,…

 

Educar en igualdad

Marie curie igualdad

Después de este pésimo inicio de año para la mujer, en el que ha habido 5 asesinatos por violencia de género en 6 días, se ha debatido sobre el vestido de Cristina Pedroche, en el que se ha discutido si los reyes magos podrían ser reinas magas y en el que se ha insultado a las mujeres que hay en política, iba yo pensando esta mañana, ¿cómo podemos educar en la igualdad?

El artículo de hoy de la UP (universidad de padres creada por Jose Antonio Marina) decía que si implicamos a los niños y niñas en las tareas de la casa por igual, son más responsables y potenciamos la igualdad en el hogar.

¿Pero es eso posible en una sociedad que no potencia la igualdad? El balance es claramente negativo, las mujeres por el mismo trabajo que los hombres tienen salarios más bajos, siguen siendo las que más se encargan de la casa y los niños y la sociedad tiene un machismo oculto en miradas furtivas y en el lenguaje. El ejemplo de hoy,  si un niño va con su padre al pediatra, es probable que se encuentre con miradas de “tú no te enteras de nada” o incluso es posible que le inciten a poder venir la próxima vez con la madre del niño o niña. Esto es un caso real, vivido en primera persona.

No todo van a ser malas noticias, soy de las que piensa que con la educación se arregla todo, por lo tanto, que podemos hacer para educar a nuestros hijos des de y para la igualdad:

  • Permite que todos jueguen con todos los juguetes, a los niños también les gustan los cochecitos y las muñecas y a las niñas también les gustan los coches. Además tienes un amplio abanico de juguetes, y ropa que se puede considerar para los dos sexos. Interesante la campaña del ayuntamiento de Barcelona “ni blau ni rosa” (ni azul ni rosa) lanzada estas navidades.
  • En casa es importante que el niño vea que los padres tienen una relación de igualdad, pues como he dicho en otras ocasiones, se aprende des de la imitación. Respetarse al hablar es fundamental, y también que dentro de las habilidades de cada uno, en casa tanto el padre como la madre trabajan. En mi casa yo que soy la mujer cuelgo los cuadros y arreglo los enchufes, él cocina de maravilla. No hace falta que todos hagamos todo, pero sí que todos colaboremos, niños y niñas incluidos.
  • Cuando los niños y niñas crezcan y elijan unos estudios o una profesión, espero que lo hagan basándose en lo que les gusta, debemos darles el impulso y las herramientas para que así sea y puedan ser lo que les guste ser, sin condicionarlos por genero. A veces pienso que cuando mi madre estudiaba si eras mujer solo podías estudiar magisterio o enfermería. Demostremos que el mundo ha cambiado.
  • Intentemos analizar como hablamos y como tratamos a las personas de nuestro alrededor, todos merecemos el mismo respeto, todos podemos aprender a respetar a los demás. Criminalicemos delante de los niños los insultos,  las vejaciones, las subidas de tono, ayudemos a los peques a procesar los mensajes que vienen del exterior.

Todos y todas educamos, todas y todos  somos responsables de su futuro, hagamos que sea mejor.

Propósito de año nuevo

Niño_Picasso

Este año a parte de los típicos propósitos de apuntarse al gimnasio y vaciar el cubo de la ropa sucia (me han dicho que es posible, no sé si lo creo) me propongo un súper propósito:

Mirar con ojos de niño al mundo que me rodea.

Cómo ya sabéis hay un bebé de un año en mi vida. Me encanta ver cómo juega, cómo lo mira todo. Lo sientas en el carro y obre los ojos a todo lo que ve, y me ha dado por pensar. ¿Cómo podría meterme en su cabecita y ver como él? Pues voy a enumerar una serie de cosas que él no hace y nosotros sí y a él le permiten sonreír y fascinar-se a cada momento.

  • Mira sin perjuicios. Tanto a las personas como a las cosas, aún no tiene una idea prefijada sobre cómo debe ser el entorno por lo tanto no juzga si está bien o mal continuamente.
  • Mira con afán de novedad. Todo lo que ve a su alrededor es nuevo. Podemos exceptuar pocas cosas, cómo las caras o algunos objetos conocidos, el resto es nuevo cada vez que sale a la calle. Las luces, los escaparates, las personas, los animales, los colores.  Si intentamos ver todo por primera vez nos daremos cuenta de que es diferente y fascinante.
  • Mira sin ser consciente del tiempo. Aún no es consciente del tiempo que todo lo marca. No sabe si lleva una hora jugando o 10 minutos, que se le haga largo o corto depende de la percepción, si se lo está pasando bien ni se dará cuenta, si está hambriento le parecerá que el tiempo que tardas en calentar la papilla es eterno. Pero no tiene prisa por llegar, salir, entrar, vestirse, no tiene que dar excusas ni sufrir porque no llega el bus. Yo tampoco quiero hacerlo.
  • Mira con una sonrisa. El hecho de que todo sea nuevo y fascinante hacer que sonría todo el rato, ¿podrías hacerlo tú? Elimina el estrés de tu día a día, y párate a mirar que pasa alrededor.  Intenta que la sonrisa no se te borre de la mente.

Este es mi propósito de año nuevo, ver a través de sus ojos, y cuando no pueda o desfallezca en el intento de fascinarme a cada momento, dedicaré un rato a mirar cómo él lo hace. ¡Aprenderé de mi maestro de un año de edad!

Carta a Sus Majestades los Reyes Magos

capitalismo

Ya es navidad y ha llegado la petición de deseos mas grande que un niño puede hacer.

Hay un debate abierto sobre cómo viven los niños el consumismo, se discuten argumentos como el aumento de ansiedad vinculada a la insatisfacción constante que genera no tener lo último, en cada momento, no ser igual a los demás… Dicen algunos maestros veteranos que a los niños hoy en día les cuesta mas compartir, y sobretodo se ha hablado mucho de la baja tolerancia la frustración.

El capitalismo tiene unas consecuencias que podemos o no aceptar, como adultos, pero no olvidemos la regla de oro, los niños están creciendo, están aprendiendo continuamente. Los niños aún no tienen las herramientas para parar de pedir, o parar de consumir.

Para incrementar su capacidad de satisfacción y su felicidad, propongo algunas cosas que podemos hacer con las listas de deseos y con los regalos cuando lleguen:

En el momento de hacer la lista de deseos o carta a SSMM los Reyes Magos, es interesante que hagamos la carta con ellos, a su lado:

  • Les podemos ayudar a discernir aquello que realmente quieren de aquello que quieren sin un motivo real. Podemos establecer los motivos, por ejemplo un motivo seria “quiero esto porque me gusta y se que jugare con ello” y uno no valido, es de mi punto de vista, seria “quiero esto, porque lo tiene Maria”
  • Conociendo a nuestros hijos y cómo juegan podremos tener mucha información para ayudarles a concretar la lista y que no sea eterna. Así pues podemos imaginar a un niño que tiene 200 peluches pero lo que realmente le gusta es jugar a construcciones. Si vemos que pide otro peluche le podríamos indicar que es mejor pedir algo para construir.
  • También podemos limitar los objetos que pide y proponer que pida también experiencias que pueda a hacer toda la familia junta. Podría ser una excursión, ir a un parque de atracciones o al cine a ver una peli.

Que sucede una vez tengamos en casa todo lo que han traído los Reyes, los que pasan por casa, los que van a casa de la abuela, la tía, la madrina, …

  • Podemos guardar una parte de los juguetes, y irlos sacando durante el año, así evitamos que haya demasiados juguetes y ayudamos al niño a focalizarse y concentrarse. Aun que parezca tonto así se educa el déficit de atención.
  • Podemos poner los juguetes por grupos, por ejemplo todos los de construcciones en una caja o cajón, así al sacar esa caja jugamos a construcciones, esta bien educar a los niños a jugar a una cosa y cuando nos cansamos recogemos y sacamos la caja siguiente, la de los puzzles o las pelotas.
  • También es interesante tener algunos juguetes en casa de la abuela, la tía o en cualquier casa que el niño vaya a visitar, así tendrá allí un grupo de juguetes con los que jugara al ir, serán diferentes y implicaran un juego distinto.

Algunas cosas que los reyes deben traer aun que no estén en la carta:

Libros y cuentos, es esencial inculcar en los niños las ganas y el deseo de leer, si los reyes los traen están diciendo de forma indirecta que leer libros y mirar cuentos es bueno, y tienen razón.

Rompecabezas, hacen que el niño utilice la resolución de conflictos al intentar encajar las piezas. Y ayudan a concentrar-se y ademas, se pueden hacer entre todos.

Otro consejo que me parece muy interesante es que a los niños mas mayores se les incluya en tareas como recaudar juguetes para los mas necesitados, hacer voluntariado al respecto es muy interesante para que vean que no todo es lo que ellos tienen sino que hay un mundo ahí fuera que tiene muchas versiones distintas.

Este es mi regalo de navidad, un post lleno de ideas y con un fuerte Beso para todos.

Feliz Navidad.

Cuándo empezar a poner límites

Carl Jung

Como dice Selma Fraiberg “el niño al que no se le ponen límites llega la conclusión de que sus padres no le quieren” por lo tanto los límites son muy importantes en la educación del niño. Son muy importantes para su seguridad y básicos para su educación, no olvidemos que somos seres sociales y querremos ir a todas partes con nuestro hijo.

Los límites También ayudan al adolescente a tener una linea clara de aquello que debe o no poner en duda y saltarse los limites si así lo ve preciso. Pongamos por caso, un adolescente que no ha tenido límites en su infancia, en el momento de la adolescencia toca transgredir los límites, ver que pasa, cruzar fronteras. ¿Que pasa si uno no tiene límites que transgredir? en realidad lo que ocurre es que los buscará allí donde los pueda encontrar, se saltara la ley, por ejemplo. En cambio un adolescente que en su infancia ha sido educado con límites, los transgredirá, pero no es lo mismo saltarse la ley que llegar una hora tarde a casa. Esos límites que tenemos en la adolescencia, se aprenden y adquieren durante la niñez.

¿Cuándo es el momento de empezar a enseñar-los?

Según los pediatras el niño empieza a “tomarnos el pelo” cuando llega a los 6 meses. A esa edad ya es consciente de algunas cosas, como por ejemplo la dependencia la madre, deja de ir con cualquiera (si algún día lo hizo) para pedir-le a la madre que esté siempre ahí. Ya llora por motivos como que no quiere estar en la cuna, o que no le apetece dejar de jugar. También es el momento que algunos eligen para empezar a sentarse, con lo cual cambia su perspectiva, y quieren cogerlo todo. Este es un buen momento para empezar con los límites. Por ejemplo, pongamos que empezamos con la Alimentación complementaria, un límite será que el niño coma siempre en su trona. O pongamos que vamos en coche, un límite es no salir de la silla del coche mientras estemos conduciendo. Si lo sentamos en el regazo mientras comemos, un límite será no coger el cuchillo.

Es importante no ver los limites como imposiciones infranqueables, pero si ser constantes en su enseñanza. Al principio la mayoría de límites son de seguridad o hábitos, pero pronto habrá que enseñar los correspondientes al comportamiento, aun que nuestro hijo no entienda el NO (a partir de los 11 meses aun que no entienden el concepto, reaccionan a NO parando lo que están haciendo) si no quieres que haga algo de mayor no se lo dejes hacer de niño. Por ejemplo, gritar en el transporte público, aun que el niño tenga menos de 11 meses si no quieres que se acostumbre a gritar (que no llorar) ayuda-le a entender que te molesta.

Contra antes empecemos mas fácil será porque no tendremos malos hábitos que corregir. Por cierto, piensa que los límites tienen que ser acorde con la edad del niño o niña, no olvidemos que son niños y tienen sus necesidades.